Menú Principal
9 de Noviembre de 2018

Servicio de Salud O’Higgins desmiente rumores acerca de posible cierre Centro de la Mujer de Pichilemu: “La continuidad del programa nunca ha estado en riesgo”

El Servicio de Salud O’Higgins desmiente categóricamente los trascendidos que apuntan a un supuesto cierre del Centro de la Mujer de Pichilemu, toda vez que durante el año 2017 fue justamente el Servicio de Salud una de las entidades encargadas de la ejecución del dispositivo Centro de la Mujer en las comunas de Rengo y Pichilemu.

Cabe señalar que la decisión de continuar por un periodo de 24 meses más está ratificada en el convenio que se firma con fecha 29 de diciembre de 2017, con transferencia de fondos para el 2018 y 2019, y cuya ejecución es del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género.

El objetivo central del Convenio es trabajar en el marco de prevenir, atender y avanzar en erradicar toda forma de violencia contra las mujeres tanto en el ámbito público como privado y promover el acceso a la justicia de manera pertinente y oportuna. 

El Servicio de Salud tiene la calidad de ejecutor del convenio de acuerdo a los lineamientos técnicos dados por Sernameg, en los Centros de Intervención de las comunas de Rengo y Pichilemu, de la misma forma Sernameg financia la ejecución del convenio con cargo a la ley de presupuesto. Por lo tanto, es totalmente falso que no cuente con recursos, ya que éstos están en el presupuesto 2017 (los que rigen para el 2018 y 2019), el cual no es posible modificar y cuenta con un presupuesto asociado por ley.

Respecto al monto de los recursos, ascienden a aproximadamente a 53 millones de pesos para el 2018, con similar aporte para el año 2019, además existe un aporte del Servicio de Salud que este año ascendió a 16 millones de pesos.

El problema que existe, y con el cual nos encontramos en marzo de este año,  no es con la institución, sino con el equipo que ahí trabajaba, el que durante el año 2018 manifestó su negativa a firmar los contratos de honorarios, aduciendo que la obligación de cotizar les generaba un impacto en los presupuestos familiares y que por ende exigían que los honorarios fueran suplementados a fin de evitar dicho impacto en sus presupuestos. 

En lo relativo a las “Condiciones Contractuales del Equipo de Trabajo”, que se compone de 7 personas, dos de los cuales presentaron su renuncia por temas personales, se establecía según resolución de la Contraloría General de la República, las condiciones bajo las cuales se debe contratar a él o los profesionales asociados al cumplimiento del programa Sernameg, estableciéndose condiciones mínimas en la prestación del Servicio, tales como:

  • Licencia médica, dada la vigencia de la ley 20.255 profesional a honorarios debe cotizar y en razón de ello accede al subsidio por enfermedad.
  • Ausentarse 15 días remunerados en el año.
  • Pre y post natal.
  • Cinco de permiso en caso de nacimiento de un hijo, en el caso de los padres.
  • Ausentarse seis días hábiles, remunerados en el año.

Existe además establecido en términos expresos la obligación de la entidad ejecutora de verificar que los profesionales realicen su cotización de acuerdo a lo señalado en la ley 20.255. 

A pesar de todo lo mencionado, y siendo este programa uno que cuenta con presupuesto del año anterior, se realizaron diversas reuniones con el equipo, a fin de escuchar sus planteamientos, pero además para explicar que no es posible tanto por parte de Sernameg como del Servicio de Salud, complementar los recursos asociados al programa, ya que estos están definidos en el caso del año 2018 en la ley de presupuesto respectiva de la misma forma que para el año 2019, a lo que se agrega que la obligación de cotizar en el caso de los trabajadores independientes no es una circunstancia desconocida e imprevista a la cual se someta a los profesionales, sino muy por el contrario, ha sido un tema de discusión nacional y que se ha prorrogado su entrada en vigencia durante varios años, por lo que no es posible aducir que dichas obligaciones sean impuestas, incluso por alguno de los Servicios involucrados, ya que lo dispone la ley, lo cual va en beneficio finalmente de cada trabajador.

Es importante destacar que de acuerdo al convenio al que se ha hecho alusión, el Servicio de Salud tiene el deber de rendir los recursos públicos que aporta Sernameg de conformidad a las normas que establece Contraloría al respecto, por ende, los gastos realizados deben estar debidamente respaldados, lo cual no se cumple a cabalidad en el caso que se señala, dada la renuencia de los profesionales asociados al centro de Pichilemu de firmar sus contratos a honorarios. Sin perjuicio de ello, se ha permitido que se mantengan prestados sus servicios a fin de no afectar a las usuarias del programa, pero ello no es posible seguir haciéndolo para el 2019, por la necesidad legal de regularizar esta situación, pues reiteramos que el Centro de la Mujer de Pichilemu continuará funcionando, pero con un equipo que de cumplimiento a las obligaciones legales.