Menú Principal
22 de Junio de 2018

Programa de pacientes postrados del Hospital Pichidegua mejoran la calidad de vida de sus usuarios

“El programa postrado me ha cambiado la vida, antes tenía que movilizarme con mi pequeña al hospital para sus controles, ahora son ellos los que vienen a mi casa y eso para mí ha sido fantástico, la atención es excelente y siempre están pendiente de nosotras”. Cuidadora María Elena Flores, de la comuna de Pichidegua. Al igual que ella, son muchos los beneficiados con el programa de pacientes Postrados, quienes valoran el compromiso del equipo de salud de la Región de O’Higgins

Uno de ellos es el Programa de Atención Domiciliaria a personas con Dependencia Severa del Hospital Comunitario de Pichidegua, que está dirigido a usuarios  que padecen grados de dependencia severa tanta física, psíquica o multidéficit.

Este se inició hace algunos años con escasos recursos humanos y de insumos, por ende las gestiones tenían una dificultad adicional para cumplir con los objetivos planteados; actualmente y gracias a las gestiones de los actuales directivos del establecimiento de salud, se han incorporado de manera progresiva al programa profesionales de distintas áreas, entre ellas; kinesiológicas, odontológicas, nutricional y social, permitiendo un tratamiento multidisciplinario, secuencial e integrado que permite la cobertura de las diferentes necesidades tanto del paciente  su cuidador y el núcleo familiar.

Hasta  tres veces  a la semana se moviliza el equipo para  recorrer los domicilios en los que viven cada uno de los usuarios del programa. En estas periódicas visitas ellos además de brindar atención en salud primaria a los pacientes tienen como misión apoyar a las familias para el buen cuidado de estos enfermos  postrados.

Óscar González Valdés, médico y  Jefe de Programa Postrado Hospital Pichidegua, destacó la tremenda labor que desarrolla el equipo multidisciplinario “en  las jornadas que realizamos como equipo, tratamos de ver la mayor cantidad de pacientes en forma diaria y semanal, entregándoles los cuidados según las necesidades que presenten cada uno de ellos, nuestra meta es ir  mejorando su calidad de vida y de sus familias”.

Por su parte, Carlos Meza, subdirector médico del Hospital de Pichidegua, destacó el compromiso del equipo señalando que “el programa implica un tiempo muy importante en la gestión con el trabajo con el paciente, muchas veces estos usuarios son invisibilizados, ya que al tener esta condición de dependencia severa y de postración, tienen una incapacidad mayor al  movilizarse a las dependencias de nuestro establecimiento, por ello es muy importante nosotros movilizarnos a sus domicilios con el fin de entregar una atención al paciente”, destacó el subdirector médico.

Dentro de las gestiones  que realiza este equipo de trabajo es estimular y potenciar la participación activa de los cuidadores en las distintas actividades que se programen, con calidad y con enfoque de Salud Familiar, además se realiza  un estudio de las necesidades de cada usuario, con el fin de diseñar plan individualizado de cuidados. Esta actividad es realizada por el equipo de salud el cuidador.

Claudio Vidal, enfermero  del “Programa de atención domiciliaria  para personas que presentan  dependencia severa”,  explica que es muy importante para las familias sentir este  apoyo; “Con nuestras visitas los cuidadores se sienten seguros y más confiados, además estamos en permanente contacto con ellos  para cualquier dificultad que se le presente con los pacientes”.

Es  importante  destacar que el programa no solo atiende a personas de la tercera edad, sino también a niños y jóvenes que presentan algún grado  discapacidad o dependencia severa. Se atiende a una gran variedad de personas con diferentes requerimientos donde la idea es facilitar y poder acercar las prestaciones desde el Hospital  a sus domicilios.

Dentro del programa también existe una preocupación  particular con los cuidadores, se atiende  a pacientes que tienen escasas posibilidades de recuperarse por lo que es súper importante que los familiares que están a su cuidado,  tengan la capacidad y las competencias  de hacerse cargo de sus familiares postrados.

Para lograr este objetivo se considera también la realización de un taller mensual en el que  participan alrededor de ochenta  cuidadores,  la metodología es aplicada por profesionales de la salud, en diferentes temas sanitarios que fortalecen el cuidado y mantención del paciente, donde además, existe un plan de atención con el servicio urgencia en caso de una situación que compromete el estado de salud del paciente tanto fuera del horario laboral y en días festivos.   

María Angélica Hurtado, usuaria y cuidadora, señalo que “estoy muy agradecida de todo el equipo del Hospital de Pichidegua, porque recibo el apoyo de ellos  día a día, y ha sido muy importante para el cuidado y recuperación de mi madre. “

Sin duda, la labor  del equipo multidisciplinario del Hospital de Pichidegua que atiende a los pacientes postrados,  toma fuerza y relevancia, con esforzados profesionales  que tienen un verdadero compromiso solidario con el paciente, este programa se proyecta otorgando a la persona con dependencia una atención integral en su domicilio en el ámbito físico emocional y social mejorando así su calidad de vida y potenciando su recuperación y rehabilitación.