Menú Principal
12 de Julio de 2018

Ma. Antonieta Matas, Directora del Hospital de Chimbarongo: “Sin duda la normalización fue un tema prioritario”

“Mi primera impresión fue ver un hospital con una infraestructura muy antigua, pero a la vez, considerado como una pertenencia apreciada y querida por parte de la comunidad, de la cual soy parte; con funcionarios que acogían a sus pacientes de manera amable y cercana. Esta calidez humana me permitió sentirme acogida e inmediatamente querer ser parte de ese equipo humano. En el área de la gestión es un importante desafío profesional”, así describió la primera vez que vio al Hospital de Chimbarongo su actual directora, María Antonieta Matas Peric.

De profesión ingeniero comercial, María Antonieta tiene una amplia visión de cómo saber administrar un centro asistencial. Su pasado también aporta ya que por muchos años fue subdirectora administrativa del Hospital de San Fernando, pero un 12 de mayo de 2012, decidió aceptar el desafío de liderar un proyecto en salud que traería varios cambios a la comuna de Chimbarongo.

Y con el nuevo hospital en funcionamiento desde octubre de 2017, fue justamente su normalización la que adoptó como tarea principal en su proyección como directora tras asumir en el cargo, “esa prioridad fue dada por el compromiso que teníamos con toda la comunidad, de la cual también somos parte nosotros los funcionarios, que pidió durante años contar con un nuevo recinto, en el cual se pudiese cumplir con los requerimientos que actualmente se exigen en salud respecto de la accesibilidad, seguridad, oportunidad y eficiencia en las atenciones que brindamos a nuestra población”.

“Por lo tanto –explica la profesional- cuando hablamos de un nuevo hospital, no solo nos referimos a cambios de edificio o infraestructura, también debíamos incluir cambios por la mayor dotación de personal que trae consigo un proceso de normalización, readecuación de procesos de atención, para lo cual debíamos lograr una participación de todo el equipo de salud, el que en una primera instancia se mantuvo un poco escéptico porque eran muchos los años hablando del nuevo hospital, sin llegar a concretarse”.

“Asimismo, es importante señalar que el proceso de normalización traía aparejado un aspecto emocional, el que no podíamos dejar de lado, por cuanto si bien era evidente que necesitábamos contar con una mejor infraestructura, este cambio involucraba dejar atrás el edificio que por tantos años nos albergó y nos permitió brindar nuestras atenciones de salud a la comunidad. Considerando todo lo anterior, sin duda la normalización fue un tema prioritario”.

¿Cuáles fueron los primeros logros alcanzados desde su administración?

“Los primeros logros los divido en 2 grandes áreas: una de orden administrativo, que dice relación con la gestión del hospital y la otra no menos importante, la relación con los funcionarios”.

“En este último ámbito, trabajé en crear lazos de confianza en base al respeto por la labor que cada uno realiza y sobre todo reconocer el valor que cada uno de los funcionarios entrega cada día por este hospital”.

“Logramos como equipo en un tiempo récord (dos años), la obtención de las recomendaciones por parte del Ministerio de Desarrollo Social, para las etapas de estudio, diseño y de ejecución del proceso de normalización del Hospital”.

“Este trabajo en equipo también me ha permitido consolidar otros logros en el tiempo, como el haber sido a nivel regional, el primer hospital de baja complejidad en obtener la acreditación en calidad por la Superintendencia de Salud. También habernos acreditado en Infecciones Intrahospitalarias; ambas acreditaciones permiten mantener un alto estándar de la calidad de nuestras atenciones en salud, con baja morbi-mortalidad. En forma paralela, haber sido reconocido como un Hospital Amigo”.

“Por otra parte, terminada la construcción del nuevo edificio, haber realizado de manera armónica un proceso de traslado físico y administrativo, el que se basó en una estructura de trabajo que consideró a todos los funcionarios del hospital, al equipo de Servicio de Salud y a la comunidad”.

“Finalmente también es importante destacar como logro, el que hemos consolidado el trabajo con nuestra comunidad, el que se ha basado en una escucha activa de sus preocupaciones, las que manifiestan a través de sus representantes en el consejo consultivo, en los diálogos ciudadanos y también a través de sus consultas, sugerencias y reclamos, lo cual nos ha permitido como funcionarios trabajar para mejorar cada día”.

¿La acreditación en calidad como prestador institucional lo consideró un logro de todos los funcionarios?

“Sin duda alguna, y pongo énfasis en indicar que ES UN LOGRO DE TODOS, por tener la certeza que sin el trabajo y compromiso de cada uno de los funcionarios, no hubiésemos podido lograrla. Si bien es cierto existió un equipo de trabajo reducido que condujo y lideró el proceso, quienes realizaron las mejoras y la implementación de nuevos procesos clínicos asistenciales y de organización fueron todos los funcionarios, quienes día a día daban cumplimiento a cada uno de estos procesos y que a su vez aportaban para mejorarlos desde su experiencia y conocimiento. Todos en conjunto permitieron la acreditación y sin duda permiten de forma diaria y constante asegurar la continuidad de la calidad de las atenciones basadas en seguridad, acceso y oportunidad en salud”.

¿Fue un proceso complejo?

“Sí; y principalmente porque era bastante el tiempo que necesitábamos para dedicarnos a la acreditación y no se sumó ningún recurso extra, por lo tanto éramos los mismos quienes trabajábamos en el proceso y además debíamos cumplir con nuestra labor diaria. Por lo tanto, el mayor volumen de trabajo que tuvimos que absorber cada uno, no fue menor, debiendo dedicar más de alguna vez, un sábado o domingo; por lo tanto nuestras familias también apoyaron el proceso, comprendiendo el compromiso con nuestro trabajo y con la comunidad”.

EL ESPERADO MOMENTO

Desde que se anunció con “bombos y platillos” que se iniciarían las faenas de construcción, tanto la comunidad como los propios funcionarios no escondieron su satisfacción por tan anhelada noticia. A finales de julio de 2015 las faenas comenzaron, lo que sin duda generó expectación en todos…

¿Qué sintió cuando por primera vez las máquinas se instalaron en el terreno de nuevo hospital?

“Fue una sensación de alegría y entusiasmo, de sentir bien, por fin comenzamos, vamos a tener un nuevo hospital, el que tanto queremos y hemos esperado. Recuerdo que tenía la sensación de querer compartir ese importante hito con todos”.

“Existió una alta cantidad de factores y actores que comenzaron a interactuar en el cumplimiento de esta etapa, donde la supervisión de construcción estaba a cargo del equipo de Recursos Físicos de la Dirección de Servicio de Salud, nos visitaban del Ministerio para monitorear los avances de la obra, había que comenzar los procesos de selección de  quienes se integrarían a trabajar, había que trabajar en la habilitación de la infraestructura (equipos, muebles, enseres, etc.), informar a la comunidad del avance de la obra. Como se puede apreciar, este proceso fue en cierta medida “complejo”, pero con el aporte de cada uno de los actores involucrados, lo pudimos sacar adelante”.

¿Dentro de las prestaciones que entrega el hospital, hubo momentos de dificultad al realizar las atenciones mientras en paralelo se construía el hospital?

“Sin duda todos estos cambios siempre presentan complicaciones, pero la planificación que teníamos nos permitió contar con una capacidad de reacción ante las dificultades que se presentaron”.

“En el caso de complicaciones, trabajamos para que éstas fueran las menores y fueron atenciones de salud ambulatorias las que se vieron afectadas, solamente dos días, pues era necesario la adaptación y organización que debía tener cada funcionario en su nueva unidad, esto en el caso de traslado físico que realizamos para el consultorio modular y luego en el nuevo hospital”.  

¿Sintió que la tarea estaba realizada cuando se abrieron las puertas e inauguró el nuevo hospital?

“Cuando vivimos la apertura e inauguración del nuevo hospital, sin duda una parte de la tarea estaba realizada, pero sabíamos que nos quedaba mucho por realizar, que la inauguración era solo el término de una etapa y el inicio para nuevos desafíos, como por ejemplo implementar nuevos procesos que eran necesarios y que nacían desde las inquietudes de los funcionarios y también de nuestros usuarios”.

“Nuestro desafío constante es la mejora continua y eso es un trabajo que nunca finaliza y en el que día a día nos focalizamos. Sentí que teníamos una infraestructura que nos permitirá entregar una atención con dignidad a nuestros usuarios y que nos comprometía como funcionarios”.

UNA DIRECTORA DE “PUERTAS ABIERTAS”

“Son cuatro años encabezando la dirección del Hospital; han sido momentos de “dulce y agraz”; sin embargo, la constancia, responsabilidad de funciones, el escuchar al funcionario y/o paciente, ha sido parte de su política de “puertas abiertas”. Así se define María Antonieta Matas.

Desde el aspecto netamente laboral, ¿cómo ha sido la relación con los funcionarios?

“He buscado una relación cercana, con una política de puertas abiertas en todo el sentido de la palabra. Considero haber establecido lazos de confianza con gran parte de los funcionarios, los cuales deben ser cuidados y por los que debemos trabajar permanentemente”.

“Me gusta incentivar el crecimiento y desarrollo profesional, que se animen con entusiasmo a realizar su trabajo y conseguir un objetivo común como organización: brindar una atención de calidad, con calidez a las personas”.

“Mi propósito diario es poner el acento en el respeto a las necesidades de los funcionarios como de nuestros pacientes, puesto que no debemos olvidar que “el trabajo de las personas brindan servicios a las personas”. Es un proceso complejo donde coexisten diferencias y distintos matices, y en esta realidad es que mi relación con los funcionarios se basa en la integración de estas distintas opiniones y matices, siempre desde el respeto mutuo”.   

Y desde el aspecto emocional, ¿Cómo ha sido la relación?

“En general es una relación que me nutre cada día, mi política de puertas abiertas me permite una cercanía con la vida cotidiana de los funcionarios, conocer a muchos de ellos más allá de su desempeño laboral, al enfocar mi relación desde el respeto; esto me permite, aún en las diferencias, poder abordar todos los temas con un enfoque constructivo. Este aprendizaje diario me permite un crecimiento personal y a la vez profesional”.

Finalmente, ¿cómo ve al hospital en 10 años más?

“Como un hospital que mantiene la búsqueda constante de la mejora continua, con funcionarios que se sienten orgullosos y felices de pertenecer a este equipo de personas que hacen del hospital un lugar que se preocupa del bienestar de sus pacientes en forma integral”.

“Con un trabajo conjunto, con el intersector, en especial con el Departamento de Salud Municipal, de manera de tener un mismo estándar de trabajo y formando parte de la red asistencial, lo que nos permitirá la continuidad de la atención según nivel de complejidad”.

“Finalmente avanzar en complejidad de atención, de acuerdo a lo que nos indican los determinantes sociales y epidemiológicos de la población de nuestra comuna, con una gestión que nos permita en el tiempo, ser eficaces y eficientes en la administración de los recursos, y concretar la instauración del Modelo de Salud Familiar y su posterior re-acreditación”.