Menú Principal
19 de Febrero de 2018

Importante alianza mejorará calidad de vida a pacientes de Parkinson

Los Servicios de Salud Metropolitano Central y de O’Higgins a través de sus dispositivos Hospital Regional del Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO) y el Hospital Clínico San Borja Arriarán firmaron, en el Salón Prat de la Intendencia, un convenio de colaboración mutua que tiene como meta la implementación y funcionamiento del “Programa Piloto Cirugía Estimulación Cerebral Profunda de Enfermedad de Parkinson”.

Al ser consultado respecto a la importancia del convenio, el Intendente (s) de la Región de O’Higgins, Luis Barra, afirmó que es “tremendamente importante, el Gobierno Regional desde un principio tomó cartas en el asunto para poder lograr esto a través de una propuesta del Intendente para que se aportarán recursos para hacer estas operaciones”, destacó.

El objetivo de este convenio es establecer una relación de colaboración mutua que vaya en directo beneficio para los usuarios de este programa. La técnica que se aplicará, consiste en una intervención quirúrgica llamada estimulación cerebral profunda (ECP), la cual busca disminuir los síntomas significativamente o en otros casos estos desaparezcan por completo. Básicamente radica en la  implantación de un electrodo tetrapolar en un núcleo que se activa mediante un generador de pulsos.

David Aguirre, Neurocirujano del Hospital Clínico San Borja Arriarán, explicó con más detalle la intervención, “es una cirugía bien compleja desde el aspecto técnico porque, primero, tiene una gran duración, cerca de doce horas y segundo, es una cirugía muy detallista en la que hay que ser bien minucioso ya que se instalan dos electrodos dentro del cerebro, los cuáles se encienden y generan una estimulación eléctrica, que hace que se revierta todo lo que está fallando en los pacientes con enfermedad de Parkinson”.

Este procedimiento de estimulación cerebral profunda se realizará a 14 pacientes del Servicio de Salud del Libertador Bernardo O’Higgins, lo cual mejorará la función motora y respectivamente su calidad de vida.

“En un plazo de un mes logramos gestionar los protocolos de salud y ya el lunes se estaría operando nuestro primer paciente, vamos a hacer un seguimiento con él, la idea es, como es un programa piloto, ver la efectividad que sin duda la tiene minimizando los efectos de esta enfermedad, el Parkinson, y la idea es buscar establecer dentro de este primer semestre un financiamiento permanente de esta patología”, indicó el director (s) del Servicio de Salud O’Higgins, Gonzalo Urbina.

En la ceremonia de firma también estuvo presente el doctor Sergio Zamorano, director del HRLBO, quién también tuvo palabras de elogio para esta alianza. “Este plan piloto es una maravilla respecto del avance en la enfermedad de Parkinson. Esta es una enfermedad que debilita a muchas personas jóvenes y que si pudiéramos ofrecerles una mejor calidad de vida y devolverlos al mundo productivo, es lo mejor que podemos hacer”, aclaró el directivo.

Humberto Medina es uno de los beneficiados con esta intervención y se encontraba muy esperanzado con esta solución. “Yo estoy feliz,  le pido a Dios que todo salga bien, estoy muy contento y no tengo palabras, estoy feliz porque me cuesta un mundo llevar una vida normal, me da mucha emoción” declaró el usuario proveniente de Rengo.

El Servicio de Salud de O’Higgins será el encargado de la selección inicial por neurología, según “Protocolo Clínico de Selección y Derivación de Pacientes Beneficiarios del Fondo Nacional de Salud con Enfermedades de Parkinson para Estimulación Cerebral Profunda”, luego de esto, el tratamiento medicamentoso para la Enfermedad de Parkinson será controlado y entregado al paciente por el HRLBO antes y después de la cirugía, realizándose el ajuste de medicación por Neurología del HRLBO.

El mal de Parkinson en nuestro país afecta principalmente personas que rodean los 50 y 70 años. Su tratamiento es multidisciplinario contemplando un equipo neurológico y kinesiológico. En Chile se estima que unas 40 mil personas lo padecen, pero sólo 15 mil son tratadas, a pesar de que está incluida en el AUGE. Según expertos esta diferencia se debe a la dificultad de identificar la condición antes de entrar en etapas más avanzadas.