Menú Principal
18 de Agosto de 2017

Centro de la Mujer, 8 años aportando a la comunidad

Rengo, 18 de agosto de 2017.- El Centro de la Mujer es un programa que nace a partir de un convenio entre el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género -Sernameg- y el Servicio de Salud O´Higgins, que comenzó a funcionar hace  8 años en el Hospital de Rengo, atendiendo un promedio de 240 mujeres anualmente en materia de Violencia Intrafamiliar, provenientes de las comunas de Rengo, San Vicente y  Malloa, aunque también han llegado mujeres de las comunas de Quinta de Tilcoco y Requínoa.

 

La atención que se otorga es integral –indica Gisella Plaza, coordinadora del centro- e incorpora las perspectivas jurídicas, sociales y sicológicas “Hay que entender que el daño que produce la Violencia Intrafamiliar y en particular en el contexto de pareja, que es la que nosotros atendemos, es muy profundo y aunque muchas llegan por el aspecto legal, hay que tener claro que no basta con la pena que pueda asignar el tribunal, que si bien es importante porque para la mujer significa que se ha estado haciendo justicia por el delito cometido con ella y le entrega resguardo y protección, no aminora las penas que se van forjando en el alma”.

 

Es por ello que el proceso integral de recuperación va entre 6 y 8 meses “dependiente de la adhesión y motivación que cada una tenga con terminar el tratamiento” explica la coordinadora, el que es entregado por una abogada, sicóloga, asistente Social y técnico Social, “donde se busca disminuir el nivel de violencia con que ingresaron y ayudarlas a recuperar su mente y emocionalidad”.

 

-¿Qué es más dañina la violencia física o sicológica?

-La sicológica efectivamente es más dañina. Si nos ponemos a  pensar cuando se presenta violencia sicológica no siempre hay física, pero cuando hay violencia física siempre hay sicológica y cuando hay violencia sexual o económica siempre hay violencia sicológica que es la que más marca y daña la vida de la mujer.

 

El lenguaje construye realidades y una mujer que esta por años escuchando el mismo discurso de violencia, de denostación, de descalificación hacia su persona se va aislando cada vez más de su entorno,  de su red social de apoyo y pasa a concebir lo que se le dice como una  realidad y lo que eso ocasiona es que esa mujer tenga esa realidad tan arraigada que muchas veces llega al centro pidiendo ayuda para cambiar ella y nos dice que su relación está mal porque dice “cómo yo hago estas cosas él se pone violento”, su mente dio vuelta las cosas, tiene transferida la culpa y la responsabilidad, se creen ellas culpables de la otra persona sea violenta.

 

-Es decir, consideran que por su culpa ocurre la violencia

– Así es. Hay que tener claro que cuando una persona ejerce violencia, la total responsabilidad es de esa persona, porque eso te habla de la incapacidad que tiene para resolver conflictos por otra vía que no sea la violencia y allí tenemos que trabajar a fondo con la mujer, con situaciones cotidianas para que la mujer reflexione y aprenda a no asumir culpas de terceras personas. Además, la violencia se va dando en forma muy paulatina y en la mayor parte de los casos viene desde el pololeo y por eso hemos hecho un trabajo con los jóvenes, para comenzar a evitar la violencia en esta etapa.

 

-¿En las comunas que atienden existe mucha violencia intrafamiliar?

-Aún está muy naturalizado, sobre todo en comunas con características de  semiruralidad, en que el machismo y la naturalización de la violencia está muy acentuado. Sin embargo, lo que se ha logrado a través de los años es que cada vez se hable más sobre el tema y es una base importante, por ejemplo en la década de los 80 no se hablaba, era un tema tabú y la mujer no denunciaba porque si lo hacía quizás no encontraba respuesta. Ahora es considerado a nivel mundial, nacional, comunal y local como una problemática social porque afecta a un gran número de personas. Los medios de comunicación están hablando mucho sobre eso y la mujer se está decidiendo cada vez más a denunciar.

-Por eso como Centro no solo trabajamos en la atención directa de la mujer, tenemos una línea de trabajo comunitario en las distintas comunas, para desnaturalizar la violencia, trabajando con dirigentes vecinales y comunitarios; participamos en las mesas de seguridad ciudadana de Rengo y Malloa, donde la violencia está entre las principales problemáticas que se van a trabajar; trabajamos Carabineros de Chile, Gendarmería, ferias ciudadanas, actividades culturales. La idea es que por diversos lados y articulaciones podamos ir generando acciones que promuevan la desnaturalización y la prevención de la violencia.