Menú Principal
5 de Diciembre de 2018

Hospital de Lolol potencia el trabajo con los niños gracias a nueva sala de estimulación

Lolol, 5 de diciembre de 2018.- El Hospital de Lolol continúa adaptando sus espacios en beneficio de la comunidad, esta vez fue el turno de la sala de estimulación, cuyas dependencias se encontraban fuera del recinto hospitalario, causando incomodidad, tanto en los usuarios que debían trasladarse para recibir atención, como en los funcionarios quienes no contaban con las facilidades necesarias para desarrollar a cabalidad su labor.

El director del Hospital de Lolol, César Fuenzalida, nos cuenta más detalles respecto a cómo se crea esta nueva sala, afirmando que “hasta el año pasado teníamos un espacio habilitado como tal en la municipalidad y eso traía algunas dificultades, lo que tiene  que ver con el acceso y la comunicación con el resto de los equipos del Chile Crece Contigo y en este caso con las asistencias de las mamás que tampoco eran tan altas, había mucho ausentismo. Dentro de las reestructuraciones que tuvo la municipalidad, nos vimos en la necesidad de reubicar en este caso la sala de estimulación, así que generamos un espacio que permitía, en este caso, el acceso más oportuno y la comunicación mucho más directa con el resto de profesionales que trabajaba en el programa, eso ha traído muy buenos resultados ya que tanto las funcionarias como los usuarios han entregado un feedback bastante positivo esto gracias a que el acceso lo tienen al lado y captan a los niños de manera más dinámica. En el futuro tenemos programado ampliarla un poco para poder cumplir con el 100% de las normas exigidas en este caso por el Ministerio”.  

La educadora de párvulos, Paola Sepúlveda, trabaja en la sala de estimulación desde hace tres años y al ser consultada respecto a las diferencias de su nuevo lugar de trabajo, la profesional sostiene que “esta sala esta hace como tres meses aproximadamente y dentro de sus beneficios destaco que me ha permitido estar más relacionada con los profesionales que hay aquí en el hospital, la asistencia que hay es mayor también porque las mamás salen del control de la enfermera y se vienen directo a la sala, cosa que antes no ocurría porque evitaban ese viaje, entonces si hemos tenido un mayor impacto en la asistencia. También nos genera la comodidad, ya que contamos con conexión a Internet y tenemos todo lo necesario para seguir trabajando. Si bien, la sala es un poco más reducida en tamaño, contiene todo lo necesario para que el niño logre recuperarse y siga avanzando en sus aprendizajes”.    

Respecto al beneficio en el trabajo con los menores, la educadora da una valoración muy positiva. “Personalmente yo considero que ha sido mucho mejor ya que al niño me permite tenerlo más concentrado porque el lugar los contiene más, la otra sala si bien era muy grande, terminaba sobre estimulando a los niños y al final muchas veces no podía realizar un trabajo muy acabado con ellos, lo que aquí si se permite porque yo voy manejando eso y si yo quiero le doy más libertad, pero lo tengo más concentrado”.

Catherine Palominos trae a su hijo por más de dos años y medio a la sala de estimulación y ha podido ser testigo del cambio de ubicación lo que ella califica que “ha sido para bien, porque Bastián allá se distraía mucho, en cambio aquí se centra en lo que tiene que hacer y ha aprendido más. Además Bastián ama venir para acá, él no quiere irse de alta”.

De igual opinión es Catherine Riquelme, quien trae a su hijo Alonso desde hace un año aproximadamente. “La sala de ahora –dice la joven madre- es mejor que la anterior porque es más cerrada y fomenta la concentración. Además es más cercana, sobre todo ahora que empiezo a trabajar, puedo coordinar horas aquí y en el hospital de forma más cómoda”.

Inline
Inline