Menú Principal
psicologo
11 de Octubre de 2017

Conociendo sobre salud mental y el rol del psicólogo en los tratamientos

10 de octubre de 2017.-  En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, nos reunimos a dialogar con profesionales de la salud mental de los hospitales de Nancagua, Marchigüe y Pichilemu para conocer un poco más en profundidad sobre qué es la Salud Mental y el rol de psicólogo en el tratamiento de las enfermedades mentales y las adicciones.

¿Qué podemos entender cuando se habla de Salud Mental?

El psicólogo Luilly Gómez, jefe (S) Unidad de Salud Mental del Hospital de Marchigüe, define que, “básicamente la salud mental es un conjunto de acciones que son planificadas para lograr un mayor bienestar mental. Es importante destacar que la salud mental no es algo muy distinto de la salud física. Nosotros en nuestra red de atención pensamos que no hay salud; sin salud mental. Esto está en la misma línea de la definición de salud que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS): el completo bienestar, tanto físico, mental y social. Patologías y problemáticas como la depresión, el consumo perjudicial de drogas y alcohol, la esquizofrenia y el trastorno bipolar son parte de las Garantías Explicitas en Salud (GES)”.

En tanto Pía Rojas, psicóloga, jefa de la Unidad de Salud Mental del Hospital de Pichilemu, complementa, señalando que “la salud mental no es sólo la ausencia de trastornos mentales. Se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva, fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

“En este sentido, en las unidades de salud mental en la que desarrollamos nuestra acción profesional nos abocamos no solo al tratamiento de enfermedades mentales, sino que también intentamos desarrollar acciones que incluyen la promoción, la prevención y la rehabilitación. En salud mental, interactuamos una serie de profesionales, por lo que las atenciones en salud mental tiene un carácter integral que según se ha demostrado conlleva mejores resultados”, menciona la psicóloga Eugenia Gros Cooke, coordinadora del Centro del Tratamiento de Adicciones del Hospital de Pichilemu. 

¿Por qué las personas enferman de trastornos mentales?

“En primer lugar hay que decir que para nosotros es el caso a caso, no se puede generalizar. Sin embargo, la mayoría de las afecciones son de causas multifactoriales. Es decir no está presente solo la variable genética o biológica, sino que también, y de manera considerable nos afectan psicotraumatismos como el abandono, el maltrato y las primeras experiencias de los niños que fuimos, las historias de sufrimiento particulares de cada paciente son determinantes. La forma en que hemos sido tratados, la manera en nos hemos sentido amados y las pérdidas de seres queridos que hemos sufrido contribuyen también de manera significativa. Situaciones como las mencionadas impiden que avancemos en la vida y permanezcamos fijado en un pasado doloroso que muchas veces se repite incesantemente. Nuestra atención como psicólogos en parte está enfocada en estos factores, fundamentalmente en el sufrimiento psíquico y humano. El encuentro con el psicólogo puede ser una posibilidad para dedicarle tiempo a la singularidad de cada paciente”, explica el psicólogo Luilly Gómez.

En la misma línea Luis Cornejo Arechavala, psicólogo de la Unidad de Salud Mental del Hospital de Nancagua señala que “mayoritariamente las afecciones son por la suma de factores. Considerando no solamente las variables biológicas y genéticas, sino que también y de manera importantísima nos repercuten los cambios en nuestra vida. Los cambios en nuestras rutinas nos afectan de manera significativa en nuestro equilibrio psíquico y en la formación de nuestra personalidad, también en las formas que adoptamos para regular nuestras emociones. Situaciones como las mencionadas anteriormente, algunas veces pueden obstruir o producir bloqueos en el desarrollo óptimo de nuestro diario vivir, nuestra funcionalidad o el desarrollo de nuestras interacciones con las demás personas, afectar del desarrollo de nuestras capacidades tanto en las relaciones humanas (como el desarrollo de nuestros vínculos como hijos, parejas, padres o madres y/o el desarrollo laboral o vocacional)”.

¿Cómo podemos prevenir?

“Recomendaciones de vida saludable, de vida relacional saludable, de proteger la infancia, actividades recreativas, llevar buenas relaciones sociales, alimentar la red de apoyo, responsabilizarse de los propios actos juicios o conflictivas personales”, sugiere Luis Cornejo Arechavala, psicólogo Unidad de Salud Mental hospital de Nancagua. 

¿Cuál es el rol de la psicología en la Salud Mental?

“Las participación de los psicólogos y psicólogas en salud mental consiste en promover la salud mental de las personas. Además, su rol es de realizar psicoterapia, psicodiagnósticos, evaluaciones, peritajes, entre otras prestaciones”, asegura la psicóloga Pía Rojas.

“Nuestra participación en salud mental radica en que el paciente pueda interrogarse acerca de su malestar subjetivo, el trabajo está enfocado en gran medida a encontrar un nombre y un entendimiento a aquello que determina para él su sufrimiento psíquico. En otras palabras a poner un poco de luz donde hasta el momento al parecer ha habido oscuridad. Y una vez que esto ocurre las personas sienten alivio psíquico, el malestar cede espacio”, profundiza la psicóloga Eugenia Gros Cooke.

El psicólogo Luis Cornejo Arechavala, complementa señalando que el “rol consiste en proporcionar un espacio de integración entre el modelo biopsicosocial en salud familiar e integrar la mirada en intervenciones orientadas a ofrecer cobertura, apoyo y tratamiento a las patologías anteriormente descritas y sus derivados, el psicólogo clínico organiza y ajusta planes de seguimiento, acompañamiento y recuperación del usuario abordándolo desde la identificación de los conflictos psíquicos que han precipitado o facilitado el empeoramiento de su salud y preparar o ayudar a resolver esos conflictos internos, trabajar y conocer aquellos síntomas que se han venido desarrollando, procesos que dependerán factores como por ejemplo del tipo de problemáticas , las capacidades de cada usuario como el momento en la vida de la persona”. 

¿En qué consiste la psicoterapia?

“La psicoterapia puede ser vista como una instancia para dialogar sobre algún tema de interés del que solicita la atención, ya sea un problema familiar, un malestar psicológico, una queja sobre algún tema en particular. En donde se propicia la escucha activa, la empatía y la alianza de trabajo para la búsqueda de soluciones o alivio de la situación o conflictiva que lo lleva a consultar”, detalla la psicóloga Pía Rojas.

¿Quiénes y porque tipo de problemas se puede consultar al psicólogo en salud mental?

“No hay contraindicaciones para que se pueda consultar ni existe un lista de problemáticas por la cuales se puede recibir a un paciente. Como he venido mencionando, que el paciente sienta que está sufriendo y tenga interés de interrogarse por las causas de este sufrimiento, son algunas características que permite que el trabajo sea más eficaz”, aclara el psicólogo Luilly Gómez.

¿Cuál y como es la efectividad del tratamiento psicológico?

En esta línea, Gómez sostiene que “se ha demostrado la eficacia para el tratamiento de múltiples afecciones, como depresiones, fobias, ansiedad, trastornos alimentarios, depresiones infantiles y por supuesto en la resolución de conflictos vinculares, de pareja y familia.  Me parece importante señalar esto, pues quizás exista aún la idea de que ir al psicólogo es cosa de locos; no es así, en necesario que esto quede claro, aun cuando la participación del psicólogo en el tratamiento de las psicosis sea un aporte indiscutible”. 

¿En el caso de las adicciones cual es la efectividad del tratamiento?

La psicóloga del Hospital de Pichilemu, Eugenia Gros Cooke, señala: “la efectividad del tratamiento psicológico es altamente significativo. En muchas situaciones es superior al uso de fármacos, así queda demostrado por ejemplo en la atención de niños, en el tratamiento por déficit atencional. En el caso puntual donde desarrollo mi labor clínica, que es el ámbito de las toxicomanías y el alcoholismo. La psicoterapia y las intervenciones psicológicas son un espacio para el descubrimiento de las motivaciones que llevaron al sujeto a establecer una relación de dependencias con las drogas.  Esto es trascendental debido a que se intenta ir más allá de la supresión sintomática o la abstinencia”.

“Se espera poder determinar el punto o nudo por el cual una persona toma como alternativa el camino de los tóxicos y el silencio. A partir de la psicoterapia se espera un desplazamiento subjetivo, y con ello la liberación del uso de tóxicos, para dar espacio a la palabra y el análisis de la vida de las personas, por tanto considero que atravesar un tratamiento de rehabilitación no sólo permite dejar el consumo del toxico, y con ello los beneficios que esto implica, sino más bien, permite el espacio para que allí surja algo que tiene que ver con la vida anímica y afectiva de las personas, la parte más bien sana de los sujetos. En este sentido, y volviendo al punto del uso del fármaco, este permite la remisión sintomatológica negativa de la deprivación de sustancias, y esto es muy bueno. Pero un espacio psicoterapéutico permite el conocimiento y re-conocimiento de los sujetos, y esto se logra a través de la palabra, esa es nuestra herramienta como psicólogos independientemente del enfoque que cada profesional realice en su práctica. Finalmente es a través de la palabra y de la escucha subjetiva de cada sujeto que se acerca a consultarnos que nosotros trabajamos”, agrega Gros.

¿Cuáles son los mitos de ir al psicólogo?

Luilly Gómez, explica que “uno de los mitos más difundidos es que el tratamiento psicológico o psicoterapia es un trabajo a largo plazo y que se requieren de muchas sesiones para tener efectos significativos. Aun cuando hay circunstancia importantes que hacen que un tratamiento se deba sostener durante años. Eso no implica que se puedan percibir efectos terapéuticos importantes en el corto plazo. La idea de que ir al psicólogo requiere de muchos años para ver cambios es algo que hay que desmitificar, cada vez más se advierten los beneficios de las llamadas intervenciones en crisis o el trabajo de los psicólogos en situaciones de emergencias. Esto es algo que hemos venido trabajando en nuestra red, como la jornada que dedicamos al trabajo de las urgencias subjetivas en el Hospital de Marchigüe este año, algo que también viene trabajado hace tiempo el centro de tratamiento de adicciones  del Hospital de Pichilemu”.